Quédate conmigo…

Pesadillas, mareos, pérdida de conocimiento, ataques de ira, hipersensibilidad a ruidos estridentes, pavor al contacto humano… Todos esos son los problemas con los que Nathan tiene que lidiar a diario.
Dos trabajos mal pagados, montones de facturas, criar a un hijo sola… Ese es el día a día de Kate.

Ella ha renunciado a encontrar el amor y él no se cree capaz de amar de nuevo, pero el destino cruza sus caminos una noche. Ella buscaba a un héroe que la rescatase. Él necesitaba a alguien que lo amara a pesar de su oscuridad.

Esta es una historia de héroes de carne y hueso, de personas imperfectas que se convierten en salvadores de otros. Porque los problemas tienen la importancia que uno mismo les quiera dar. Porque nunca es tarde para volver a creer.